Feria de Antigüedades

Una año más, la Fresneda ha acogido la Feria de Antigüedades, Artes y Oficios, Monedas y Billetes, que este año cumple su 14ª edición, consolidándose como la cita más importante del sector en esta comarca.

Unos cien expositores han hecho las delicias de los miles de visitantes y coleccionistas que durante el sábado se dieron cita en busca de un objeto antiguo, curioso o que completara una colección privada.

El tiempo dio un respiro por la mañana, en que el sol lució dando esplendor a los objetos metálicos, cerámica, cristal o espejos que alfombraban la Plaza Mayor, la calle Mayor y la calle Pilar; pero al mediodía, y coincidiendo con la comida de hermandad de los feriantes, las gotas obligaron a cubrir con plásticos las paradas, ofreciendo hermosas imágenes de las gotas en los espejos que reflejaban las paredes de piedra más emblemáticas de la Fresneda. Por la tarde volvió a lucir el sol, completando una exitosa jornada.Este año, la Feria de Antigüedades, Artes y Oficios, Monedas y Billetes dejó a todo el mundo con las ganas de volver el año que viene.

El pueblo de La Fresneda se vuelca con la feria y junto con los expositores profesionales atraídos por la ilusión del numismático local Ramón Celma de todos los rincones de la geografía nacional, e incluso con material procedente de Francia y Bélgica, varios vecinos abrieron las puertas de sus casas para mostrar y compartir sus colecciones privadas: entre otros, Ignacio Celma ofreció la muestra más importante de fotografía antigua, José Sariñena sus múltiples artículos de la vida cotidiana de hace muchos años y Miguel Querol de las actividades tradicionales .

Además de los artículos antiguos y las importantes colecciones de billetes y monedas, también la cultura tuvo su espacio con la presencia de la literatura de la mano de Juli Micolau y la escultura de José Manuel Aragonés.

También los productos de la tierra, como quesos, pastas, licores, longanizas, chorizos, aceitunas, aceite y jamón de Teruel tuvieron su lugar para la exposición y la degustación.

El CSC estuvo presente en su reinaugurado local de la Lonja, con una pequeña muestra de los primeros carteles anunciadores de la feria, fotografía antigua, pequeños recuerdos de otros tiempos y objetos cedidos por José Sariñena y el Ayuntamiento.

Como todos los años, este nos hemos quedado con ganas de disfrutar ya la feria del año que viene.

Las imágenes que ilustran este post han sido cedidas por Agustín, un visitante llegado de Francia y un vecino, a quienes agradecemos que nos hayan aportado su punto de vista a través del objetivo de su cámara.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada