Concurso Río Matarraña: mójate

Coronando los pequeños altozanos, los íberos bordaron el Matarraña con pequeños poblados establecidos en sus márgenes, como ojales que el tiempo dejó sin botón; los árabes y los visigodos pasaron por alto de este cauce, no desarrollando las mismas infraestructuras hídricas que hicieron en otras zonas; el regadío de la zona se distribuye a través de las acequias que fertilizan huertos y que en otros tiempos mantenían un lavadero.
El Río Matarraña da nombre a nuestra Comarca y a un restaurante que es un referente de la gastronomía.
En sus aguas se bañan nutrias y pervive uno de los pocos hábitats que aún alberga cangrejos autóctonos.
Pero no todo es belleza y vida, porque también el Río Matarraña es el cauce de evacuación de las aguas residuales de las poblaciones por cuya proximidad pasa, contaminando su/nuestra pureza.


Hay un proyecto interesante de intervención sobre el Río, el Contrato del Matarraña, que entre sus actividades ha desplegado un programa de voluntariado (te puedes apuntar aquí) y que también plantea un concurso fotográfico y un concurso de relatos.
Hasta el 16 de julio, fecha límite para presentar los trabajos, puedes ver correr el agua bajo el puente del tren, seguir las acequias que riegan los huertos, recrearte en la ruina de la ermita de Las Capillas, sentir la sombra ausente del Pí de la Orden o buscar picapinos entre los chopos y fresnos de la frondosa ribera y dejar tu punto de vista, en imagen o en palabras: anímate y participa.

No hay comentarios:

Publicar un comentario