Zona cero

Se utilizó el término"zona cero" por primera vez en el proyecto Manhattan, para describir el lugar inmediatamente debajo de la prevista explosión nuclear en los ensayos de antes de la Segunda Guerra Mundial; muchos años después, se reeditó el término en la devastada manzana donde las torres del World Trade Center recibieron el impacto de los aviones del 11 S. Desde entonces lo usamos para describir el epicentro o el origen de algún desastre.
Esta barbacoa es la supuesta "zona cero" donde empezó el incendio.
Hace unos días estuvimos cerca de vivir una tragedia medioambiental con el incendio a orillas del Tastavins.
En la supuesta "zona cero" las cintas de los investigadores precintan los restos de una barbacoa donde presuntamente se encendió un fuego "controlado" pero que, lejos de estarlo, se extendió a la maleza próxima y de ahí al monte circundante.
En la pared de la casa todavía cuelga la parrilla que no pudo llegar a utilizarse.
Ahora sólo quedan piedras calcinadas, pero la "zona cero" también pudo estar llena de risas, de ganas de diversión y de fiesta, que una posible irreflexión pudo transformar en gritos de tragedia y dolor.
El fuego ha dejado al desnudo un suelo erosionado y las viejas paredes de los bancales.
Seguimos atravesando un período de sequía extrema y situaciones extremas, requieren extrema atención.
El incendio del Tastavins fue una severa advertencia de que algo no estamos haciendo bien a nivel colectivo, y a veces tampoco a nivel individual.
Salimos de la "zona cero" dejando a nuestro alrededor, y en nuestro ánimo, una triste sensación de desolación.
Ahora tendrán que pasar muchos años para que el monte quemado recupere su potencial natural: ojalá la imagen de la "zona cero" no vuelva a repetirse y podamos conservar intacto nuestro patrimonio cultural, del que el paisaje forma una parte importante.
Todavía quedan las rodadas de los vehículos de emergencias que consiguieron apagar el incendio, preservando una parte importante de este espacio del que ahora tod@s somos responsables de su cuidado.

No hay comentarios:

Publicar un comentario