La libreta de... (El Pregón)

Cuenta la leyenda que hace mucho tiempo en La Fresneda no vivía Mamen...

Y así era, Mamen Egea es de Alcañiz y tras enamorarse de La Fresneda decidió buscar un novio con el cual casarse y mudarse a este pueblo, apodada como la reportera más dicharachera, ha logrado hacer de su libreta un referente a la hora de hablar de El Pregón.


Nombre: María del Carmen (Mamen)

Apellidos: Egea Andreu

Edad: Unos pocos años

Gentilicio: Alcañizana

Pasión: Rubén y María y cuando le dejan tiempo, hacer cosas por La Fresneda y sus vecinos.

Virtudes: Demasiadas, se bloquearía el servidor

Defectos: La base de datos está obsoleta




Os dejamos la ultima entrevista de Mamen, que fue el pasado mes de junio a Joaquin (El Burgués) ¿Con quién nos sorprenderá este Otoño?


Texto extraído de El Pregón de La Fresneda

Después de tres meses, me vuelvo a dirigir a vosotros para desvelar la incógnita que dejamos abierta en el anterior número: ¿a quién nos propuso José Roca (el Maellá)?, ¿quién es el personaje al que vamos a entrevistar en este número?: ni más ni menos que a Joaquín (“el Burgués”). 

Domingo por la mañana. Después de salir de misa, me dirijo con mis hijos a tomarme un refresco a la plaza. Mirando a mí alrededor, sentados en la terraza de uno de los bares del pueblo descubro a dos de las personas más populares: el Maellá y el Burgués. Allí me dirijo, con la cámara en mano, y empiezo mi entrevista.

El Burgués nació el año 1931 en la Calle Carnicería de La Fresneda. Echando la vista atrás lo primero que le viene a la mente “fueron unos tiempos muy difíciles… la postguerra… aquí quedaron muchas viudas, pocas perras y poca comida”.

Le acompaño en sus recuerdos al colegio, que era muy “flojacho”: “teníamos un maestro, Don José, que nos decía más cosas de misa que otra cosa”. Ajenos a las penurias de la época, sus juegos eran sencillos, “con los balines de las balas de la guerra y canicas de tierra” que tenían que golpear para conseguir sacar de un cuadrado.

María nos interrumpe la conversación para que le compre una bolsa de patatas y sigue El Burgués haciendo memoria, a la edad de los juegos, que pronto dejó paso a la necesidad de trabajar; me cuenta que su primer trabajo fue cuando tenía 12 años: “mi tio era alcalde y había un gobernador en Teruel que obligó a blanquear todo el pueblo, con cal y azulete…era el año 43 y ganábamos a peseta la hora, que no era ninguna maravilla porque un pan valía 13… miserias: en todo el mes de julio gané cincuenta duros”; para que los más jóvenes puedan valorarlo, algo así como un Euro y medio, un poco más de lo que cuesta la bolsa de patatas que se acaba de terminar María.
También había tiempo para las fiestas, que “gustaban mucho mejor que ahora; éramos jóvenes y había más ambiente”, amenizado por las orquestas de las que todavía recuerda la Batavia y la Río Alto.

Entre risas pícaras, me cuenta una de las experiencias más divertidas de su vida: “éramos dos amigos y teníamos dos medias novias de esas” (el Maellá le corrige: “enteras”); pues resulta que eran los tiempos de estraperlo y la madre solía ir de viaje. Una noche probaron a ir uno primero y otro después, pero resulta que la madre no se había ido y la avisaron; apareció con un candil, pero consiguió salir sin que le pillara. Al llegar al bar, el amigo le preguntó si ahora iba él, a lo que le respondió: “ve tú, que yo ya he vuelto”. 

“Del pueblo no se puede quitar nada, porque lo que no le gusta a uno, le gusta a otro, y todos tenemos derecho a todo”; me quedo pensando y es esa una gran verdad que nos cuenta alguien que lleva sus 81 años de vida en el pueblo “y no me he aburrido nunca”.

Termina la entrevista a su forma, con una jota:

Zaragoza tiene el Ebro
La Fresneda el Matarraña
Y esta nueva periodista 
Que es de lo mejor de España

Dejé a Joaquín como le encontré, con esa alegría y simpatía que contagia; pero antes me dio el nombre del siguiente personaje para mi libreta.

No hay comentarios:

Publicar un comentario