Calderons 2014

Al abrigo de un chocolate caliente, en la Lonja de La Fresneda se reunieron los niños y niñas la mañana del cinco de enero, para hacer que el seis el pueblo entero fuera una juguetería.

Cuentan las abuelas, que ellas escucharon a las suyas decir que les habían contado que un año los Reyes Magos pasaron de largo, sin dejar en La Fresneda ningún regalo; aquélla mañana los niños se levantarían para ver decepcionados sus alpargatas, frías y vacías, escarchadas en la ventana.

Así que a partir de entonces se encargaron ellos de hacerse escuchar y posiblemente la que fuera la primera cacerolada de la historia no ha dejado de sonar la víspera de Reyes, para que nunca más los Reyes Magos se olvidaran de La Fresneda.

Este año volvieron a las calles las cacerolas, los trastos viejos, las latas oxidadas y los objetos metálicos desechados de casa, para hacer tanto ruido que se escuchara hasta en los lejanos reinos de Oriente.

El Csc estuvo allí, para ahora poder compartir las fotografías que dan fe de lo bien que lo hicieron pequeños y mayores.


No hay comentarios:

Publicar un comentario