Papá Noel 2014

Como todos los 24 de Diciembre, a eso de la siete de la tarde el sonido de una campana atrajo la atención de quienes esperábamos en la Placeta del Pilar.

Por la calle de las Peñas asomó su larga barba blanca Papá Noel, abrigado con su chaqueta roja, unas botas forradas y el gorro picudo para protegerse del frío de la noche, aunque tenía la nariz como una fruta roja del bosque.

Los mayores sacaron sus cámaras de fotos, los móviles o los iPad para fotografiarlo, mientras a los más pequeños se les encendieron los ojos al ver la inmensa bolsa que llevaba al hombro, cargada de regalos para todos los niños del pueblo.

Entre risas y comentarios, todos le acompañamos hasta el Salón Social, donde el robusto San Nicolás, que también se llama así, ocupó el trono que merece su rango.

Uno a uno Belén fue llamando a los niños y niñas, cogiendo los regalos que habían quedado a los pies del árbol de Navidad, decorado para esta ocasión tan especial.

Sin distinción, quienes se habían portado bien y los que solo regular, subieron a recoger sus regalos, hasta que el viejo santo venido de la Región de Hielo, repartió el último, despidiéndose con un “Feliz Navidad y feliz Noche Buena para todos”.

Cuando todo el mundo nos marchamos a nuestras casas, donde nos esperaba la cena de Navidad, Papá Noel volvió a donde había dejado escondidos sus renos Tornado, Bailarín, Furia, Vestido, Cometa, Cupido, Relámpago y Trueno. Al rato alguien le vio salir volando con su trineo, desapareciendo en la oscura noche hacia La Portellada, donde ya le estaban esperando impacientes.

Estas son las fotos que nos dejó su paso por La Fresneda.


No hay comentarios:

Publicar un comentario